Servicios inmobiliarios de calidad desde 1997.

Atención al cliente  

C/ Clot de la Mota, 7 esq.C/ Alcoi 46730 PLAYA DE GANDIA
info@aycgandia.es
Tel.: +34 96 284 63 06

Noticias

Toda la actualidad en un click!

post img

¿Buscas el sofá ideal para tu salón?

04/12/2017

El sofa representa, hoy en día uno de los focos de atracción de nuestro hogar. Está claro que es un mueble decorativo, pero además de eso es un elemento indispensable para dar comodidad y soporte a todos los miembros de nuestra familia.
 
Por ello la elección de un buen sofá es una decisión importante y es mejor asesorarse bien antes de decidirse. Hay varias cosas que debemos tener en cuenta: la forma, el tipo de relleno, el tamaño, la comodidad y el tipo de material de acabado.
 
 
¿Qué ocurre cuando nos enfrentamos a esta decisión? Que nos damos cuenta que hoy en día exiten muchisimas opciones de diferentes fabricantes. Lo importante es no estresarse y por ello elegir uno que nos guste tan solo estéticamente.
Primero hay que hacer un recorrido por los lugares que más nos gustan en cuanto a mobiliario, y hacer una selección de los que más nos gustan. Por supuesto hay que probarlos, sentarnos cómodamente y fijarnos también si la estructura del mismo es resistente, pues así nos durará más tiempo.
 
 
Aquí algunos consejos para haceros la elección más fácil.
 
1. DISTRIBUCIÓN: El primer paso es ser consciente del espacio que tenemos en casa y decidir como vamos a distribuir la estancia. Esto nos condicionará a decidir una forma u otra del mueble (en L, en U, recto..)
 
2. DIMENSIONES: Debemos medir el espacio que tenemos para colocar el sofá. Esto nos definirá la capacidad y dimensiones del mismo. Ten en cuenta que no debes llenar todo el espacio con el mueble, sinó que es necesario que quede holgado y espacio alrededor para colocar alguna mesita o decoración en su caso.
 
 
3. FUNCIÓN: Debe pensar qué necesidades debe cubrir tu sofá. Si necesitas un sofá con varias plazas porque tienes una familia grande, o si por el contrario quieres tener dos sofás y un sillón. Si tienes hijos o mascotas pensarás en una solución más funcional con un tejido que sea lavable o con fundas de quita y pon.
 
 
4. PRESUPUESTO: Este es quizá el punto más importante a tener en cuenta. Debemos partir de un presupuesto determinado y ser conscientes de lo que nos podemos gastar. Porque puede que nos encontremos con sofás que nos encanten y no entren dentro de nuestros cálculos. Hay que marcarse límites para no llevarse decepciones.
 
5. HÁBITOS: Ten en cuenta como usas tu sofá, esto te va a llevar a elegir un tipo u otro. Si lo usas para acostarte y te gustan las siestas tendrás que ir a un sofá que se acerque a tu altura para que no estés incómodo. También necesitarás que sea más o menos firme para que no se hunda al recostarte. Este es un ejemplo, pero analiza cuales son tus costumbres y las de tu familia para elegirlo.
 
 
6. PLAZAS: El número de plazas define las dimensiones y por tanto el tamaño del mismo. Así que, llegado este punto las piezas encajan y más o menos tendrías que tener claro el tipo de sofá que más va contigo.
 
 
7. ESTILO: El sofá y su estilo debe ir a conjunto con la decoración del salón o la estancia donde esté colocado. Dentro del estilo estará el color, el tejido, la forma... Seguramente en la tienda donde lo compres te asesorarán en función a lo que quieras. El estilo más moderno que se usa hoy en día es con líneas rectas y muy sencillo. También puedes optar por línea clásica, donde las formas tienden a ser más redondeadas. Todo dependerá de tus gustos y necesidades.
 
 
8. ESTRUCTURA: Exiten dos tipos en resumen: metálica o de madera. La metálica es más duradera y por tanto más cara, la de madera es más económica pero no quiere decir que ssea peor. Tenemos que fijarnos en la forma de sostener la base del sofá y los largueros. Si al sentarnos tenemos la sensación de que es resistente es lo importante.
 
9. PATAS: Las patas pueden estar directamente unidas a la estructura del sofá o atornilladas. Aunque no existen diferencias en cuanto a su resistencia, las patas atornilladas presentan una clara ventaja: si el estilo de las mismas no te gusta, o las prefieres de otro material o forma, puedes cambiarlas fácilmente sin que se cambie la estructura del sofá. Sólo debes tener en cuenta que la resistencia de las mismas sea igual que las de las primeras para que resistan el peso del sofá.
 
 
10. RELLENO: La comodidad del sofá depende de la dureza de sus asientos y respaldo, y ésta del tipo de relleno y de su densidad. La espuma es el relleno más usual y económico. Si te gusta tumbarte lo ideal es un relleno de pluma de calidad que proporciona un respaldo firme y suave, recupera el volumen con facilidad y permite que la espalda y la cabeza encuentren acomodo. Los sofás de pluma son también los más caros. La gomaespuma cuenta con el inconveniente de ser un material rígido y demasiado caluroso para la época estival. 
 
11. TAPIZADO: Es conveniente que elijas una tapicería resistente, fácil de mantener en buen estado y sin ningún problema de lavar o quitar cualquier mancha. Las más sencillas de tratar son la piel, el algodón, la chenilla y las fibras sintéticas. La mayoría de las tapicerías son de algodón (es muy fresco, aunque al lavarlo tiende a encoger) o de fibra sintética (es fácil de limpiar, aunque muy calurosa), aunque también las hay de lino y de viscosa. En la elección de la tela que recubre el sofá, su capacidad de transpiración es determinante para que su resistencia sea mayor. 
 
 
12. COLOR: El color o los colores que elijas deberán ir de acuerdo con el resto de la decoración. Los sillones lisos, tapizados en colores neutros, pastel, tierra y terracota son los más combinables, además de que realzan la pieza y encajan en cualquier ambiente o estilo de decoración, pero el efecto visual suele ser más sencillo, menos novedoso. Es mejor no elegir tonos oscuros, si el sillón o sofá recibirá el sol directo, porque puede decolorarse. 
 
 
13. AYUDA: Si vas a dejarte asesorar por profesionales allí donde vayas a buscar opciones de sofá facilitales un poco su trabajo. Lleva recortes de ideas que hayas visto en alguna revista, fotos de tu vivienda, o incluso trozos de tejidos que te gustan o de cortinas con las que quieras combinar tu sofá. Toda ayuda es buena.
 
14GARANTÍA: Antes de tomar la decisión final, infórmate de la garantía y exige que te la den por escrito. La garantía del relleno suele ser al menos de un año, mientras que la de la estructura, puede llegar a los 15 años si es metálica.
 
15. PAGO: Aunque hay empresas que exigen el pago completo al encargo, debemos optar por la opción de pagar del 30-50% por adelantado (al hacer el pedido del sofá) y el resto a la entrega y supervisión de la mercancía; así evitaremos malentendidos con la tienda y si no estamos satisfechos con el producto tenemos un margen de maniobra bastante importante a la hora de recuperar nuestro dinero por devolución o de exigir las calidades y acabados que se contrataron.
 
 
16. LIMPIEZA: El tipo de material utilizado en la elaboración o tapizado el sofá determinará su forma de limpieza. De todas maneras hay una serie de consejos comunes, como la eliminación del polvo mediante el aspirador, la sacudida regular de los cojines para evitar que se deformen y la limpieza de las fundas en la lavadora.