ayc_asesores_inmobiliariosayc_asesores_inmobiliarios  facebook ayc asesores google plus ayc asesores youtube ayc asesores English French German Russian


Servicios inmobiliarios de calidad
desde 1997.

Atención al cliente  

C/ Clot de la Mota, 7 esq.C/ Alcoi
46730 PLAYA DE GANDIA
info@aycgandia.es
Tel.: 96 284 63 06

06/03/2017

Impuesto de sucesiones, un verdadero calvario

 

Últimamente se habla mucho sobre el impuesto de sucesiones, y no es para menos, ya que éste está suscitando una gran polémica, especialmente en regiones como Andalucía, dónde muchos de los beneficiarios se ven obligados a renunciar a su herencia debido a los desorbitados gravámenes que la administración pública aplica a las herencias recibidas.

¿Cómo funciona el impuesto de sucesiones y porqué se considera abusivo?

Según datos facilitados por el Consejo del Notariado, debido precisamente a la imposibilidad de vender o pagar la propiedad heredada de 2007 a 2015 se han cuadriplicado las renuncias a herencias, y es que a ojos de la hacienda pública, cuando se recibe una herencia es cómo si nos estuviesen dando un dinero en efectivo, es decir, si heredamos una vivienda valorada en 300.000, por ejemplo, la administración pública reclama en lugares como Andalucía o Asturias hasta un 30% del valor de dicho inmueble, es decir, los herederos se ven obligados a pagar en efectivo ese 30% (unos 90.000€), sin importar si pueden vender la vivienda o no, y si tienen el dinero o no, de ahí que muchas personas se vean obligadas a renunciar a su herencia debido a la imposibilidad de afrontar esa carga.

El impuesto de sucesiones es un impuesto estatal cedido a las Comunidades Autónomas, las cuales pueden aplicar una tarifa comprendida entre el 7,65% y el 34%. Por otra parte, las Comunidades Autónomas pueden aplicar beneficios fiscales a sus residentes, por ejemplo, en Madrid o Baleares, las herencias entre familiares directos (padres e hijos) tributan al 1%, o lo que es lo mismo, están bonificadas en un 99%, mientras que en lugares como Andalucía, Extremadura, Aragón, Cantabria o Asturias pueden llegar a pagar hasta un 36%.

Debido a la sangrante carga a la que se enfrentan miles de familias en nuestro país, los ciudadanos de las comunidades más afectadas han decidido plantarle cara a la ley para reclamar ni más ni menos que lo que es suyo, puesto que tras una larga vida de trabajo ven como sus propiedades han de ser mal vendidas e incluso regaladas a la administración pública, teniendo que pagar un “doble peaje” por un mismo inmueble, algo que por motivos obvios no resulta ni justo ni moral.

Los habitantes de las Comunidades Autónomas más afectadas por este gravamen consideran que está siendo violado el artículo 14 de la Constitución Española, aquel que establece que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”, ya que se está produciendo una profunda desigualdad entre los ciudadanos, llegándose incluso a hablar de competencia desleal entre comunidades.

Mientras que la mitad de los países pertenecientes a la OCDE han eliminado el impuesto de sucesiones, España se encuentra en las primeras posiciones del ranking, con unos impuestos más que abusivos. Esperamos que en un futuro no muy lejano podamos disfrutar de las viviendas que tanto esfuerzo les han costado a nuestros padres, sin tener para ello que endeudarnos o vernos obligados a malvender e incluso regalar al erario público.