ayc_asesores_inmobiliariosayc_asesores_inmobiliarios  facebook ayc asesores google plus ayc asesores youtube ayc asesores English French German Russian


Servicios inmobiliarios de calidad
desde 1997.

Atención al cliente  

C/ Clot de la Mota, 7 esq.C/ Alcoi
46730 PLAYA DE GANDIA
info@aycgandia.es
Tel.: 96 284 63 06

30/01/2017

Regularización de los pisos de alquiler turístico

 

Como es bien sabido, los alquileres “ilegales” existen en nuestro país y cada día hay un mayor número de ellos, especialmente en el litoral español; esto es debido principalmente al vacío legal existente en este campo.

En la Comunidad Valenciana, según datos de la Agencia Valenciana de Turismo, se han detectado en los últimos tres años unos 23.000 apartamentos que no cumplen con la normativa estipulada, es decir, se han visto incrementados de forma dramática el número de alquileres ilícitos a través de páginas web como Airbnb, la cual pone en contacto directo a turistas y propietarios, abaratando así los costes derivados de los alquileres que sí están regulados correctamente.

¿Cómo afecta esta práctica al resto del sector turístico?

Según el punto de vista del sector hotelero se trata de una práctica “desleal” ya que se promueve y practica directamente la economía sumergida. Por otra parte, al no haber regulación alguna, los precios de estos inmuebles se abaratan considerablemente, por lo que competir contra éstos, es tanto para los hoteles como para los apartamentos que sí están correctamente regulados, una tarea realmente ardua.

Pero no sólo apartamentos legales y hoteles salen perdiendo en esta batalla, vecinos, inquilinos e incluso los mismísimos propietarios pueden salir perjudicados del desarrollo de esta mala praxis.

En lo que a los vecinos se refiere, éstos suelen denunciar conductas incívicas por parte de los inquilinos; si bien es cierto que los alquileres regulados no van a eximir de estas conductas, al haber contratos de por medio, y al registrar a los inquilinos en la web de la policía (tal y cómo se hace en los hoteles), se garantiza el poder emprender acciones legales contra los mismos en caso de que sea necesario, reduciéndose así las posibilidades de que se produzcan altercados o molestias al resto de los vecinos.

En lo que respecta a los inquilinos, gracias a la correcta regulación de los apartamentos pueden reclamar de manera legal en caso de que no se cumpla lo estipulado en el contrato. Si no existe contrato no se puede reclamar, o al menos éste trámite se hace mucho más difícil, de hecho, cada verano la policía de zonas turísticas tiene que gestionar un aluvión de denuncias por parte de un gran número de turistas que han sido engañados a través de internet. Muchas de estas denuncias caen en saco roto debido precisamente a la falta de información por parte del anunciante.

Los propietarios también pueden salir perjudicados a la hora de llevar a cabo un alquiler ilegal, y es que frente a comportamientos incívicos por parte de los inquilinos no existe manera legal de reclamar. Aún a riesgo de sonar redundantes, repetimos: sin contrato no hay manera legal de hacer reclamaciones. Si queremos que la ley nos ampare debemos hacer las cosas de la manera más correcta, y esta pasa por la legalidad.

Mediante la regularización turística conseguiremos que esta práctica sea segura y justa para todos, de modo que, como último consejo tanto a posibles inquilinos como arrendadores sólo queda decir: más vale pagar un precio justo pero fiable, que no uno barato que pueda generar problemas.