ayc_asesores_inmobiliariosayc_asesores_inmobiliarios  facebook ayc asesores google plus ayc asesores youtube ayc asesores English French German Russian


Servicios inmobiliarios de calidad
desde 1997.

Atención al cliente  

C/ Clot de la Mota, 7 esq.C/ Alcoi
46730 PLAYA DE GANDIA
info@aycgandia.es
Tel.: 96 284 63 06

18/07/2016

Alquiler con opción a compra, ventajas y desventajas

El alquiler con derecho a compra no es otra cosa que un contrato en el que se estipula que el inquilino, pasado un determinado periodo de tiempo tendrá derecho, en caso de que así lo quiera, a comprar la vivienda que hasta el momento tenía arrendada. Este tipo de contratos permiten al inquilino disponer de más tiempo para saber si verdaderamente quiere afrontar el proceso de compra-venta, y al arrendador percibir ingresos mientras su vivienda se vende.

Tal y cómo hemos comentado, el arrendatario dispone de un tiempo “X”, estipulado en el contrato para decidir si compra o no el inmueble bajo el precio acordado anteriormente. En caso de hacerse efectiva la venta, las cuotas pagadas hasta ese momento como alquiler, serán descontadas total o parcialmente del precio total de la vivienda.

 Ventajas del contrato con opción a compra

En el caso del inquilino este tipo de contrato supone una inversión, ya que el dinero del alquiler se destina a una futura compra, haciendo que disminuya el importe total, y teniendo así que pedir una hipoteca menor cuando llegue la finalización de este contrato. De esta forma el arrendatario no se ve en la obligación de pagar un alquiler y a la vez ahorrar para la futura compra-venta. Además, el arrendatario tiene más opciones de que le concedan la hipoteca las entidades bancarias ya que ha estado pagando lo estipulado durante el tiempo del contrato, lo que ofrece garantías de pago.

Por otra parte, este tipo de contratos tienen una duración de cinco años, pudiendo optar a la compra del inmueble en cualquier momento, lo que supone que si durante ese tiempo surgen ofertas de financiación el inquilino podrá aprovecharse de las mismas.

En lo que respecta al arrendador, la principal ventaja es la de obtener ingresos mientras su vivienda no se vende, y más teniendo en cuenta el difícil momento por el que está pasando el sector inmobiliario. Además, una vez finalizado el contrato de alquiler con opción a compra y en el caso de que el inquilino no desee seguir adelante con el proceso de compra-venta, el propietario tendría derecho a quedarse con la prima, si así se estableció en el contrato.

El arrendador podrá beneficiarse de las ventajas fiscales derivadas del alquiler y estará amparado bajo las leyes en caso de que el inquilino incumpla con los pagos estipulados.

Desventajas del alquiler con opción a compra

Debido a que se firma un contrato inicial con un precio establecido, tanto en el caso del comprador como en el del vendedor no podrían aprovechar las fluctuaciones del mercado, por lo que es posible que alguno de los salga perdiendo en el proceso.

Mientras el contrato de alquiler con opción a compra esté vigente, el propietario no podrá vender el inmueble en caso de que surja la ocasión de hacerlo.

El propietario podría perder dinero en caso de que el arrendatario no desee continuar con el proceso de compra-venta; esto es debido a que tendría que adaptar la vivienda a las fluctuaciones del mercado, por lo que es posible que en ese momento el precio sea inferior al fijado en el momento de la firma del contrato.

A pesar de los pequeños inconvenientes que puedan derivarse de este sistema, los alquileres con opción a compra no tienen porqué suponer un problema, siempre y cuando estén redactados correctamente y con las clausulas bien definidas, por lo que se han de contemplar más las ventajas que hay por ambas partes que sus posibles problemas.